La aniquiladora crítica al catolicismo del príncipe Myshkin

En El idiota, Fiódor Dostoievski desarrolla en la figura de su protagonista el arquetipo de perfección moral, lo que, por supuesto, le trae a este personaje, el príncipe Myshkin, una serie de problemas en el contexto de la sociedad rusa del siglo XIX.

Es en boca de este personaje que desarrolla una devastadora crítica de la religión católica. Tras afirmar que el catolicismo “no es más que una fe no cristiana”, se ve obligado a brindar explicaciones:

En primer lugar, es una religión no cristiana […]. Eso en primer lugar; en segundo lugar, el catolicismo romano es incluso peor que el ateísmo…, ¡esa es mi opinión! El ateísmo sólo predica la negación, pero el catolicismo va más allá; predica un Cristo disforme, un Cristo al que ha calumniado y difamado, ¡lo contrario de Cristo! ¡Predica el Anticristo, juro y aseguro que así lo hace! Esa es mi opinión, la sostengo hace mucho tiempo y me ha causado muchísima angustia. El catolicismo romano cree que la iglesia no puede existir en la tierra sin el poder temporal universal, y grita: Non possumus! A mi modo de ver, el catolicismo romano no es ni siquiera una religión, sino claramente una continuación del Sacro Imperio Romano, y todo en él se supedita a esa idea, empezando con la fe misma. El Papa usurpó la tierra, un trono terrenal, y luego empuñó la espada, y desde entonces todo ha ido por ese camino, salvo que a la espada se han sumado más tarde la mentira, el fraude, el fanatismo, la superstición, la villanía. Se ha jugado con los sentimientos más sagrados y auténticos, más puros y ardientes del pueblo; lo han vendido todo, todo, por dinero, por el más rastrero poder temporal. ¿No es eso acaso lo que enseña el Anticristo? (Dostoyevski 1999: 762-763)

Añade, por supuesto, que no se refiere a todos los católicos sino que habla de Roma. La crítica apunta a la estructura misma del catolicismo: a su esencia.

Esta crítica se complementa con otra que puede hallarse en la famosa fábula del Gran Inquisidor, en Los hermanos Karámazov.

Para otra entrada basada en los comentarios del príncipe, ver: Ideas dobles (o sobre lo insondable en las propias motivaciones).


Bibliografía:

DOSTOYEVSKI, Fiódor M.

El idiota. Traducción de Juan López-Morillas. Madrid: Alianza Editorial, 1999.

3 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s