El origen del mito hegeliano de la “tesis”, “antítesis” y “síntesis”

He conseguido apenas ayer el libro de Allen W. Wood sobre el pensamiento ético de Hegel —no sorprendentemente titulado Hegel’s Ethical Thought. Y para anunciar que lo tengo, no se me ocurrió mejor forma que presentando una cita de la introducción, en la que Wood explica el origen de la tríada “tesis”, “antítesis” y “síntesis”, usualmente usada para referirse a su pensamiento, pero que no está presente en el mismo.

¿Triada hegeliana?

Wood expone el origen del mito con su estilo usual, mezcla de la más férrea rigurosidad académica, pero siempre con la disposición a decir las cosas como son.

Veamos:

Hegel tiene a la vez una concepción amplia y estrecha de dialéctica. A veces incluye la “razón positiva” que “comprehende los opuestos en su unidad” dentro de la “dialéctica” (WL5: 52/56), pero otras veces llama a esta etapa “especulación” o “razón positiva”, en contraste a la “dialéctica” o “razón negativa” (EL § 82). Esta razón negativa es la actividad de la razón que mueve las determinaciones del pensamiento más allá de ellas mismas y engendra las contradicciones que tanto plagan el entendimiento; la especulación o razón positiva reconcilia las contradicciones en una unidad más elevada, permitiendo su inclusión en un sistema racional. En el sistema de la lógica especulativa, cada determinación del pensamiento lleva a otra que se le opone, y esa oposición lleva a su vez a una nueva determinación en la que la oposición es superada.

(La lamentable tradición de exponer este tema en la dialéctica hegeliana mediante la grotesca jerga de “tesis”, “antítesis”, y “síntesis” empezó en 1837 con Heinrich Moritz Chalybaus, un expurgador de la filosofía idealista alemana, cuyos ridículos estratagemas expositivos deberían haberse olvidado junto con su nombre. Esta tríada de términos es usada tanto por Fichte como por Schelling, aunque nunca para expresar las ideas hegelianas que acabamos de examinar; hasta donde llega mi conocimiento, nunca fue usada por Hegel, ni siquiera una vez, para este propósito o alguno otro. El uso de la terminología de Chalybaus para exponer la dialéctica hegeliana es casi siempre una confesión involuntaria de que el expositor tiene poco conocimiento de Hegel, o lo posee de segunda mano)[1].

Y así, este blog pretende, por primera vez, una entrada seria sobre Hegel, y no únicamente una oscura referencia. El motivo: una campaña tenaz en contra de la simplificación en la filosofía, que no ayuda siquiera a entender, sino que genera más y más pseudofilosofía. Por ejemplo: ¿Alguna vez la categorización entre ética deontológica y consecuencialista ha ayudado a alguien? I think not.

Si algo no se sabe bien, mejor no pronunciarse al respecto, y preguntar.


[1] Allen W. Wood, Hegel’s Ethical Thought (New York: Cambridge University Press, 1990). La imperfecta traducción es mía, pertenece a las páginas 3 y 4, y en vista de que incluye indirectas traducciones al mismo texto de Hegel, la coloco también en su inglés original:

Hegel has a broader and a narrower conception of dialectic. Sometimes he includes the “positive reason” that “grasps opposites in their unity” within “dialectic” (WL5: 52/56), but sometimes he calls this stage “speculation” or “positive reason,” in contrast to “dialectic” or “negative reason” (EL § 82). Negative reason is the activity of reason that drives thought determinations beyond themselves and engenders the contradictions that so plague the understanding; speculation or positive reason reconciles contradictions in a higher unity, enabling them to be included in a rational system. In the system of speculative logic, each thought determination leads to another that opposes it, and that opposition leads in turn to a new determination in which the opposition is overcome.

(The regrettable tradition of expounding this theme in the Hegelian dialectic through the grotesque jargon of “thesis,” “antithesis,” and “synthesis” began in 1837 with Heinrich Moritz Chalybaus, a bowdlerizer of German idealist philosophy, whose ridiculous expository devices should have been forgotten along with his name. This triad of terms is used by both Fichte and Schelling, though never to express the Hegelian ideas we have just been examining; to my knowledge, it is never used by Hegel, not even once, for this purpose or for any other. The use of Chalybaus’s terminology to expound the Hegelian dialectic is nearly always an unwitting confession that the expositor has little or no firsthand knowledge of Hegel.)

Cualquier interés por hacerse de una copia virtual del libro (como para revisar el origen de las referencias), manifestarlo en la sección de comentarios y a lo mejor me animo a colgarlo, al igual que este otro.

5 comments

  1. Perdón por el off-topic: ¿Has leído Superman Red Son, de Mark Millar?

    Tal vez, y solo tal vez, te gustaría.

    Saludos.

  2. Por favor necesito bajar el libro por que mi profesor de metodología no me cree que hegel no es el autor de la triada ayuda!!!! gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s