El deber en la ética de Aristóteles

Pocas líneas antes de brindarnos su definición definitiva (EN 1106b38-1107a1) , Aristóteles señala que la virtud ética:

[…] se refiere a las pasiones y acciones, y en ellas hay exceso, defecto y término medio. […] cuando tenemos las pasiones […] caben el más y el menos, y ninguno de los dos está bien; pero si tenemos estas pasiones cuando es debido, y por aquellas cosas y hacia aquellas personas debidas, y por el motivo y de la manera que se debe, entonces hay un término medio y excelente; y en ello radica precisamente la virtud. (EN 1106b19-24)[1]

Si bien no se llega a decir de forma explícita, el deber es determinado por nuestra racionalidad. ¿Pero exactamente cómo? Aristóteles cree que no debemos buscar más precisión de la que nos permite la disciplina (EN 1094b20-26). Pero justamente es sobre este punto donde una ética de la virtud puede aprovechar el trabajo de una fundamentación racional de la moral llevado a cabo por Immanuel Kant más de 2000 años después.


[1] El subrayado es mío.

Bibliografía:

ARISTÓTELES

Ética Nicomáquea. Ética Eudemia. Traducción de Julio Palli Bonet. Madrid: Editorial Gredos, 1985.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s