Isla

Leí esta novela saliendo del colegio, y recuerdo que me dejó dos enseñanzas, que hasta ahora mantengo y se han ido fortaleciendo. La primera es que una sociedad humana organizada racionalmente, basada en los descubrimientos de la ciencia y dirigida sabiamente por principios que apunten al bien común no sólo es posible, sino que en ella, únicamente, nuestra especie podrá volver a una suerte de segunda naturaleza, donde todo funcione como debe funcionar, donde la libertad de las personas no esté restringida, sino que pueda desplegarse al máximo, en perfecta compatibilidad la de unos con la de otros. La segunda enseñanza, no menos importante, radica en que la consecución de dicha sociedad está sometida a la arbitrariedad y a la ignorancia de estos mismos seres. Bien podemos nunca alcanzarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s