Breve comentario al comentario de Erich Luna sobre el libro de Job (o sobre los límites de la teología)

Parto del comentario de Erich Luna en el blog Vacío, y comparto su afán por el uso de un lenguaje claro, pues sobre temas que nos conciernen a todos, como dijo Kant en la Crítica de la razón pura, la más elevada filosofía no puede irse más allá del alcance del entendimiento más común, en lo que concierne a los fines que consideramos esenciales. Mi comentario se basa también en algunos apuntes de una clase de un seminario de la Maestría de Filosofía de la PUCP sobre secularización, dictado por el profesor Luis Bacigalupo, en el semestre académica 2011-1.

El Dios del libro de Job es inadmisible desde cualquier punto de vista moral mínimamente ilustrado.

Consideremos lo siguiente. El quid del libro no es Dios en lo absoluto; no pretende decirnos nada acerca de Dios. Intenta mostrarnos, más bien, los límites de la teología, entendida como un discurso acerca de algo que se resiste a nuestra razón y entendimiento: Dios como un problema meramente teórico.

Mi impresión del final del libro es que Job no se disculpa con Dios porque acepte que él tiene la culpa de sus males, sino que su falta consiste precisamente en haber intentado encontrarles sentido, cuando no lo hay. Desde este punto de vista, Dios dice la verdad al echarle en cara su grandeza —entendida como lo inexplicable, que está más allá de toda aprehensión—, así como cuando desenmascara la tendencia a la charlatanería en la que muchas veces —por no decir siempre— cae la teología.

De ahí, también, que si bien pueda hacerse, no tendría mucho sentido leer este libro intentando encajarlo en una tradición que igualmente peca de esta falta y le atribuye a Dios un sinnúmero de características.

Lo sorprendente de la Biblia es que claramente no posee una sola visión coherente de Dios, ni siquiera de un sistema ético, sino muchas, y en esa complejidad, en que deja el problema abierto a cada lector, radica su riqueza (y de ahí que todos los dogmas religiosos tengan algo de repugnante, pues pretenderían volver estático algo que no puede serlo).

El libro de Job podría leerse como poseyendo la prédica de que cualquier discurso teológico, incluso el mismo libro, tiene inevitablemente algo de arbitrario, es contingente. De ahí también la casi ridícula presentación de Dios a lo largo del libro, que terminaría siendo completamente irrelevante para la historia, e incluso parecería mostrar un cierto, si bien sutil, nivel de autoconciencia: se afirma que cualquier descripción de Dios es arbitraria, a la vez que se presenta una de las más arbitrarias y ridículas de toda la Biblia.

El lector, en vez de aceptar ciegamente el Dios que se le presenta, debería percatarse más bien de que cualquier intento de explicar algo que está fuera del alcance de toda explicación, será un intento necesariamente forzado, y caerá, por lo tanto, en una imagen arbitraria y absurda del orden cósmico.

5 comments

  1. La Biblia es un conjunto de relatos con un valor antropológico increíble. Me gustaría que se le pudiese analizar con más frecuencia sin el perjuicio del dogmatismo cerrado de los fanáticos ni del del abandono tachador de los no religiosos.

  2. No entiendo desde qué punto se puede considerar esto: “El lector, en vez de aceptar ciegamente el Dios que se le presenta, debería percatarse más bien de que cualquier intento de explicar algo que está fuera del alcance de toda explicación, será un intento necesariamente forzado, y caerá, por lo tanto, en una imagen arbitraria y absurda del orden cósmico.” Me refiero a que cualquier ‘racionalidad’ de Dios acaso no sería una reducción de la naturaleza divina? Creo que en este libro podemos apreciar el absurdo que compone a la fe como lo señala Kierkegaard en ‘Temor y temblor’ con el segundo problema sobre el deber absoluto a Dios.
    Kierkegaard dice esto: La ética es la voluntad de Dios y también es voluntad de Dios que Abraham sacrifique a Isaac, entonces, hay contradicción? Lo que el danés plantea es que Abraham se entrega a la posibilidad del absurdo de la fe, pues él no está en posibilidad de entender la naturaleza del accionar divino.
    Ahora, sin caer en dogmatismos, no es un poco dura la aseveración que cito líneas arriba¿?
    Saludos

    1. He visto varias veces esta racionalizacion y no me sorprende en lo absoluto, yo mismo tenia una actitud
      similar, cuando estuve estudiando, historia, filosofia y trate de tomar las normas del comunismo y socia-
      lismo, aun habiendo crecido dentro de la Iglesia Metodista de Mexico, infinidad de questionamientos y re
      chazos hacia la religion establecida [hacia la cual hoy dia aun considero “inconveniente” y arbitraria en
      su presentacion un tanto falsa y su abuso de las personas que se adentran dentro de los diferentes gru-
      pos u organizaciones establecidas alrededor del mundo, pero cuando se tiene investigando 40 anos el
      porque de las cosas, llegas a entender que [si hace sentido], y todo conlleva un proposito en si, el Dios
      quien yo pensaba era arbitrario e intransigente o no existente, la Biblia a quien “muchos” juzgan de libro
      viejo, lleno de contradicciones, falso etc. etc. adquiere un sentido diferente, cuando te adentras en el sin
      la fe ciega, y empiezas a poner las piezas en su lugar, no espero que lo entiendan, no es tarea facil, los
      mismos que pretenden ser expertos en la materia, doctrores en Teologia, etc. no logran poner en claro
      muchas de las dudas y questiones que se presentan cuando traen sus dogms por enfrente y tratan de
      encajarlos con lo escrito en el libro, de ahi que la confusion se torne peor, tal como los ateos y evolucion istas quienes hacen lo mismo tornando todo en una religion ciega, a la que hay que anadirle billones de
      anos para poder justificar lo que de otra manera, “no seria de ninguna manera justificable” pero se sien-
      ten tan contentos unos y otros (o quiza no, pero han aprendido a disimular). Para criticar la biblia se ne-
      cesita mas que ciertos pasajes que no pueden entender, especialmente cuando la ignorancia nos abru-
      ma y no nos permite ver mas alla de nuestras narices y lo digo por mi mismo, pues yo tambien estuve en
      el mismo barco. Lo dejare hasta aqui por este momento, espero que puedan ver la luz al final del tunel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s