El punto de partida existencial de la filosofía crítica de Immanuel Kant

Hay un problema que Kant considera “insoluble para la razón humana y equivale a plantearse cómo es posible una voluntad libre” (Kant 2000: 161). En la Fundamentación de la metafísica de las costumbres, lo mismo se expresa en la pregunta: ¿cómo la razón pura pueda ser práctica?, por el final de la tercera sección. La respuesta al problema, en términos laicos, de cómo es posible el libre albedrío para seres de una especie animal, sujeta a las leyes de la naturaleza, como ya se dijo, está fuera del alcance de nuestra razón y entendimiento.

No obstante, Kant nunca pone en duda que seamos efectivamente libres, y tal supuesto existencial es el punto de partida de toda su filosofía:

Dos cosas colman el ánimo con una admiración y una veneración siempre renovadas y crecientes, cuanto más frecuente y continuadamente reflexionamos sobre ellas: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí. Ambas cosas no debo buscarlas ni limitarme a conjeturarlas, como si estuvieran ocultas entre tinieblas, o tan en lontananza que se hallaran fuera de mi horizonte; yo las veo ante mí y las relaciono inmediatamente con la consciencia de mi existir. (Kant 2000: 293)

No debemos subestimar la fortaleza de dicha experiencia para la inteligibilidad de su filosofía crítica.


Bibliografía:

KANT, Immanuel

Crítica de la razón práctica. Traducción de Roberto Rodríguez Aramayo. Madrid: Alianza Editorial, 2000 [1788].

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s