Religión moral

Immanuel Kant sostuvo que la práctica religiosa podía ser compatible con un actuar racional-moral ilustrado, siempre y cuando nos dejásemos de supersticiones (como rezar o adorar santos) y nos limitásemos a considerar a Dios como el fundamento incognoscible de la ley moral presente en nuestra razón.

El Concilio Vaticano II ciertamente dio algunos pasos en ese camino, como se puede apreciar en este fragmento (en inglés):

The council further declares that the right to religious freedom has its foundation in the very dignity of the human person, as this dignity is known through the revealed Word of God and by reason itself[1].

Qué pena que la Iglesia, liderada posteriormente por papas conservadores, no siguió la misma línea.


[1] Mi fuente, en la que se usa la cita como ejemplo del consenso entrecruzado de John Rawls, es decir, de cómo los mismos valores políticos pueden ser sustentados desde distintos puntos de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s