Contra Nietzsche – I

En vista de que este post será el primero de una serie de por lo menos dos, considero necesario explicar previamente un poco el sentido del mismo.

No es el objetivo, pues, ir en contra de la filosofía de Friedrich Nietzsche en general; inclusive de manera parcial, salvo de forma muy limitada. Lo que se busca es, más bien, criticar  esas cosas que Nietzsche dice de más, y que se entienden dentro de su contexto y estilo general, pero que quizás solemos interiorizar sin darnos cuenta cuando aceptamos otros aspectos más importantes de su filosofía.

También, y no tiene sentido negarlo, otro objetivo de esta serie será el del darle una cucharada de su propia medicina al muchas veces antipático y bocón “filósofo” alemán. Listo, ya está dicho. Estoy seguro, además, de que, de alguna forma, Nietzsche lo apreciaría.

Empezaré esta serie, entonces, contraponiendo dos citas. La primera pertenece al prólogo de Mas allá del bien y del mal, mientras que la segunda es justamente una carta que Nietzsche le escribió a Lou Andreas-Salomé, y que esta última usa a modo de prólogo para su libro Friedrich Nietzsche en sus obras.

Veamos la primera.

Suponiendo que la verdad sea una mujer -, ¿cómo?, ¿no está justificada la sospecha de que todos los filósofos, en la medida en que han sido dogmáticos, han entendido poco de mujeres?, ¿de que la estremecedora seriedad, la torpe insistencia con que hasta ahora han solido acercarse a la verdad eran medios inhábiles e ineptos patra conquistar los favores precisamente de una hembra?

Y ahora la segunda.

Mi querida Lou:

Su idea de una reducción de los sitemas filosóficos a las actas personales de sus creadores es precisamente una idea que procede de un «cerebro hermano»; yo mismo en Basilea explicaba historia de la filosofía antigua Friedrich Nietzsche, Paul Ree y Lou Andreas-Saloméen este sentido, y con gusto decía a mis oyentes: «Este sistema está refutado y muerto, pero la persona que se halla detrás es irrefutable, a la persona es imposible matarla…» Por ejemplo, Platón.

Entretanto, aquí, el profesor Riedel, el presidente de la Asociación Musical Alemana, arde de entusiasmo por mi «música heroica» (me refiero a su Oración a la vida); quiere tenerla a cualquier precio, y no es imposible que la arregle para su magnífico coro (uno de los primeros de Alemania, conocido como la «Asociación de Riedel»). Sería un pequeño caminito por el que nosotros dos juntos llegaríamos a la posteridad… sin excluir otros caminos.

En lo que concierne a Su «Caracterización de mí mismo», que responde a la verdad, como usted escribe, se me ocurren mis versitos de La gaya ciencia, página 10, rubricados como «Ruego». ¿Adivina usted, mi querida Lou, cuál es mi ruego?

Ayer tarde fui feliz; el cielo era azul, el aire, templado y puro; estuve en Rosenthal, adonde me atrajo la música de Carmen. Permanecí allí sentado durante tres horas, bebí el segundo coñac de este año como recuerdo del primero (¡Ay! ¡Qué mal sabía!), y pensé con toda inocencia y malicia en si no tendría yo algún tipo de predisposición para la locura. Finalmente me dije ¡No! Después comenzó la música de Carmen y durante una media hora me sumí en lágrimas y palpitaciones del corazón. Cuando usted lea esto exclamará: ¡Sí!, y tomará una nota para «Caracterización de mí mismo».

¡Vuelva pronto, pero que muy pronto a Leipzig! ¿Y por qué solo el 2 de octubre? ¡Adiós, mi querida Lou!

Su F. N.

Y creo que no hace falta decir nada más.

4 comments

  1. Hola Martín:

    No se si he logrado entender muy bien. Me parece que tu crítica a Nietzsche-por lo menos hasta el momento- nos sugiere revisar una cita de Nietzsche apartir de la que deberíamos dudar de su juicio sobre la ineptitud de los filósofos dogmáticos. No dudo de que a partir de una serie de “debilidades” de Nietzsche como la que muestras en esa deliciosa cita, se podría hacer una biografía genial que terminaría por delatar su soberbia y pedantería (apoyo ese proyecto paradójicamente nietzscheano!), pero no estoy seguro de si con ella se podría abordar del todo la problemática de fondo de su filosofía. A lo que voy con ello es que, no sé si sean precisamente las virtudes de cortejo lo que que se tematiza en la cita de Más allá del Bien y del Mal que propones- libro al que por cierto, Nietzsche le otorga el carácter de ser un preludio para la filosofía del futuro- sino un tema mucho más complejo. Creo que lo que tenemos ahí es más bien la analogía de la búsqueda de la verdad con el desenfreno de un deseo que no se realiza (como el desear una mujer, ni más ni menos!), como una pulsión que podría arrojarnos a la ineptitud, a un ineludible fracaso (eros platónico?) e incluso a una situación de ridiculez análoga a la de sus flirteos narcisistas. Con ello, creo que tu texto podría estar incurriendo en el error de comprobar lo contrario de lo que pretende, esto es, la validez de la analogía y por lo tanto, la pertinencia de la cita de Más allá del bien y del mal. Esto, claro está, siempre que compartamos las nada sencillas críticas de Nietzsche a la llamada filosofía dogmática- tal vez la hegeliana- y sus aires de victoria en el problema de la verdad.

    Saludos,

  2. No pretendo, como ya dije en el post, criticar la profundidad de la filosofía de Nietzsche desde citas como esta (aunque sí planeo hacerlo parcialmente en futuros posts de esta serie).

    Lo que quería expresar en este post (de manera limitada, claro), y veo que lo tendré que hacer explícito, es esta hipocresía que hay en la cita de Más allá del bien y del mal, pues Nietzsche está ridiculizando algo de lo que se cree libre, pero de lo cual peca tan groseramente que estoy seguro que ni se daba cuenta.

    No estoy en contra de su crítica al dogmatismo, con la cual concuerdo muy kantianamente.

    Saludos, y espero que te haya gustado el blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s